Portal médico sobre cardiología y medicina de familia

CARDIOFAMILIA | Cátedra de Terapias Avanzadas en Patología Cardiovascular de la Universidad de Málaga

Diagnóstico diferencial de la angina estable, angina secundaria a estenosis aórtica, miocardiopatía hipertrófica obstructiva, dolor anginoso, dolor de origen digestivo, dolor costocondral, pericarditis, dolores musculares, auscultación cardiaca.

Diagnóstico diferencial de la angina estable

En el diagnóstico diferencial hay que considerar:

  • Angina secundaria a estenosis aórtica o miocardiopatía hipertrófica obstructiva: la clínica puede ser indistinguible de la angina debida a obstrucción coronaria. Es muy importante la exploración física, además de otras pruebas diagnósticas.

  • Dolor de origen digestivo: la causa más frecuente es el dolor esofágico (reflujo gastroesofágico, esofagitis, etc.). Aunque a veces es muy difícil distinguirlo del dolor anginoso, sobre todo en pacientes que se comunican mal, la relación con las comidas y la posición, influencia de la presión abdominal y la respuesta a tratamiento específico sirven para establecer el diagnóstico diferencial. Es conveniente tener presente que el reflujo esofágico es muy frecuente y puede coexistir con la angina de pecho en muchos pacientes.

  • Dolor costocondral: el síndrome de Tietze se caracteriza por dolor e hinchazón en las articulaciones costocondrales, que son dolorosas a la presión. Es conveniente no omitir esta exploración en todo paciente con angina.

  • Pericarditis: el dolor pericárdico suele aumentar con la respiración y no se alivia con nitroglicerina.

  • Dolores musculares: la causa más frecuente de consulta sobre dolor torácico -sobre todo en personas jóvenes- son los dolores tipo pinchazo, muy localizados, de segundos de duración y relacionados con situaciones de ansiedad.

Exploración física de la angina estable

  • La exploración física no suele ser muy reveladora en los pacientes con angina estable, aunque hay una serie de datos que pueden ayudar al diagnóstico o a la valoración posterior:
  • Es importante la presión en la zona en la que el paciente refiere dolor; además deben palparse cuidadosamente los pulsos periféricos.
  • Un pulso de ascenso lento y vibrado sugiere estenosis aórtica, mientras que un pulso digitiforme sugiere miocardiopatía hipertrófica obstructiva.
  • La ausencia de pulsos periféricos o su disminución hablan de enfermedad vascular periférica, que frecuentemente coexiste con la enfermedad coronaria y que plantea problemas especiales de manejo.
  • La tensión arterial puede detectar una hipertensión como factor de riesgo.
  • A la auscultación cardiaca hay que buscar datos de otro origen del dolor, en particular el soplo sistólico de la estenosis aórtica o miocardiopatía hipertrófica, o el roce pericárdico de la pericarditis aguda. Durante los episodios de dolor puede auscultarse un cuarto ruido o un soplo sistólico de insuficiencia mitral transitorios.

textos actualizados

Tendemos la mano a la medicina de familia
Slider
This website is protected by RSFirewall!, the firewall solution for Joomla!