Portal médico sobre cardiología y medicina de familia

CARDIOFAMILIA | Cátedra de Terapias Avanzadas en Patología Cardiovascular de la Universidad de Málaga

Métodos de valoración de la función sistólica, ecocardiograma bidimensional, ecocardiograma modo M, ventriculografía isotópica (MUGA), angiografía, resonancia magnética nuclear.
El ecocardiograma supone la prueba diagnóstica más utilizada en la valoración de la función ventricular sistólica por su sencillez, carácter no invasivo y reproducibilidad.

coda-cardiofamilia

El ecocardiograma modo M permite, asumiendo que el volumen del ventrículo izquierdo es similar al de un elipsoide de revolución y siempre que no haya alteraciones segmentarias de la contractilidad, calcular los volúmenes telesistólico y telediastólico y la fracción de eyección.

calculo fraccion de eyeccion cardiofamilia

El ecocardiograma bidimensional permite una valoración más exacta de volúmenes ventriculares, fracción de eyección, masa ventricular e incluso contractilidad segmentaria. Existen diversos modelos de medida, siendo quizá el más empleado el método de Simpson y el área-longitud. Aunque la fracción de eyección no es un índice puro de contractilidad, pues se ve influida por la postcarga, proporciona una idea aproximada de la situación clínica. Índices más exactos, como las relaciones presión-volumen, el estrés telesistólico y el engrosamiento sistólico del miocardio, son más engorrosos y se emplean menos.

El ecocardiograma nos ofrece, además, información útil sobre la etiología de la insuficiencia cardiaca y sobre la presencia de regurgitaciones valvulares mitral o tricúspide, que con frecuencia acompañan a los casos de dilatación ventricular. Hay que decir, sin embargo, que el ecocardiograma no es el patrón oro en el diagnóstico de la insuficiencia cardiaca, por cuanto puede existir disfunción ventricular avanzada sin síntomas de insuficiencia cardiaca, y función ventricular sistólica normal en presencia de estos.

Otras alternativas al ecocardiograma son la ventriculografía isotópica en primer paso o con marcado de hematíes in vivo con pirofosfato de tecnecio 99 metaestable, la angiografía durante el cateterismo o la resonancia magnética nuclear. La ventriculografía isotópica se basa en la determinación del número de cuentas sobre el área de interés del ventrículo izquierdo, que es proporcional al volumen pero de forma independiente de fórmulas geométricas, lo que elimina una de las limitaciones del ecocardiograma, sobre todo en ventrículos de morfología no homogénea. Se puede calcular así la fracción de eyección y la contractilidad segmentaria.

 

textos actualizados

Tendemos la mano a la medicina de familia
Slider
This website is protected by RSFirewall!, the firewall solution for Joomla!